Ya no soy una mama “sin pueblo”?

Recientemente leí una publicación en un blog que me hizo reflexionar sobre mi experiencia maternal en este país. Te la recomiendo, se llamaba When You’re the Mom with no village de Jay Miranda.  Me sentí muy identificada con sus sentimientos de soledad al estar lejos de la familia. El refrán, de origen africano, dice algo así como “Hace falta un pueblo para criar a un niño” y básicamente esta hablando de la necesidad de tener un apoyo, sea de familia, amigos, o educadores para que el niño se desarrolle adecuadamente.

Pero que pasa con nosotras, las madres? Necesitamos un “pueblo” también? Cuando estábamos en Barcelona teníamos a mi lado de la familia a 10 minutos en coche y el lado de Sam a unos 30 minutos. Nada mal, verdad? No solo era la cuestión de tener a la familia cerca, porque para nosotros familia significa amigos. Nuestra relación con ellos es super buena, nos encanta pasar tiempo juntos, echarnos unas risas y compartir momentos especiales. También tenemos amistades con las que salimos de vez en cuando, así que se puede decir que nuestra vida allí estaba bastante equilibrada, si no tenemos en cuenta el tema trabajo y finanzas.

Mudarnos al Reino Unido nos ayudo a estabilizarnos económicamente pero perdimos la otra parte de la ecuación. Durante un buen tiempo era y me sentía como la mama “sin pueblo”. Conocimos a gente en la Iglesia, en otros grupos, algunos de ellos padres jóvenes con hijos pequeños como nosotros, otros solteros mayores o menores que nosotros, pero nunca parecía encajar. Quizás fuéramos nosotros, pero como me hubiera gustado en mas de una ocasión poder tener una conversación sin sentirme forzada a buscar temas de que hablar o a ser amable. Bueno, en realidad, para ser sinceros, si que paso con algunas personas, pero por lo visto el sentimiento no fue reciproco, y me dieron calabazas! jaja…

Ya no estamos sin pueblo, mas familia se nos ha unido a estas islas, y aunque viven a una hora de nosotros, se que sera algo bueno para mis hijos poder verlos regularmente. La familia de Sam son super trabajores y muy buena gente asi que fue un placer tener, durante dos semanas, a la Tia Nati y a la Vovo (abuelita) . J estaba super ilusionada cada dia y ademas su portugues mejoro significativamente. Nuestro pequeno E se quedaba dormido en un momento con su vovo, tal como pasaba con su yaya…hay algo en el cuerpo de una yaya que hipnotiza a los bebes cuando los mecen en sus brazos. jajaja

Aunque para ser sinceros, los primeros días no podía parar de pensar en mi familia, mis padres, mis hermanos y mi cuñada y mi sobrinita que es tan mona como inquieta! Les eche de menos mas que nunca y deseaba que ellos también se hubieran unido a nosotros. Algo muy poco probable… Pero no podría estar mas agradecida a Dios por esta oportunidad de tener a mas miembros de la familia cerca. Ojala pudiera decirte como ser una mama con un “pueblo”, pero desgraciadamente mis habilidades sociales no han mejorado mucho desde entonces. Mi único consejo, el que me doy a mi misma, es seguir intentándolo, y en uno de esos intentos seguramente se te cruzara alguien, y entonces tendrás tu pueblo, tendrás a alguien en quien confiar, con quien reírte, con quien conversar sin hacer un esfuerzo.

Cual es tu historia? Eres una de esas mamas que tienen su propio pueblo?

Mimos de un conocido, cuando “no” significa “no”

Todo el mundo que conoce a mis hijos, especialmente a mi niña de 4 años, saben que son alegres por naturaleza, y  que la peque es una terremoto que cautiva al que se le cruza con su sonrisa y sentido del humor. Una vez dicho esto, hace poco nos vimos en una situación no muy agradable, la cual me ha llevado a compartir lo que creo que la gente debería saber sobre los mimos a otros niños, cuando no son los tuyos.

jsmiling

A nuestra J le encanta jugar y hacer el tonto, saltar sobre tus hombros, dar besos y abrazos, pero eso es con nosotros, mami, papi, el pequeño E y miembros de la familia mas cercanos, junto con algunas personas “escogidas” por ella misma. Pues el otro día, estábamos en un sitio en el que ya habíamos estado antes, y nos encontramos con dos conocidos, uno de ellos, una chica joven, que estaba siendo especialmente amigable con ella, chocandole los cinco y todo este tipo de juegos. Cuando de repente la cogió en brazos. Al principio no pareció molestarle, parecía estar disfrutando del mimo, y nosotros estábamos allí igualmente, conversando con la otra persona, así que nada de que preocuparse. Pero segundos después, el abrazo se estaba haciendo demasiado largo, y note por su cara que ya no le estaba gustando, así que amablemente dije que nos teníamos que ir, a ver si la chica pillaba la indirecta y la bajaba.  No quería sonar maleducada, pero J ya se estaba empezando a poner nerviosa y me acabo diciendo muy claramente en español “Mama, quiero bajar” Así que ya estaba bien. Extendí mis brazos hacia ella y con mas firmeza y prisa en mi voz, le dije “Lo siento pero nos vamos ya, J baja por favor” Yo se que a nuestra niña no le gusto la situación porque justamente antes de irnos la chica le acerco la mano para chocar los cinco y  no quiso hacerlo.

Puedes pensar que esto es bastante tonto por mi parte, pero ver como a mi hija gentilmente se le estaba forzando a aceptar el mimo de un “no tan conocido” y yo verme en la situación de no querer sonar demasiado abrupta pero a la vez cuidar del bienestar emocional de mi pequeña, fue muy incomodo y frustrante. Ya se, ya se, entiendo que no había maldad en los mimos de esta chica, que solo estaba intentando ser amigable con una pequeña de 4 años, pero NO significa NO, y eso se aplica a todo el mundo, especialmente a los nuestros.

shield-511714_1280

Las personas asumen que los niños por el hecho de ser niños deben aceptar los abrazos y los besos, porque es algo mono y educado en muchas culturas, saludar con un beso por ejemplo, o lo que sea, pero a todos los adultos allí fuera, NO vayáis exigiendo mimos, NO forcéis la situación, por favor. Los niños son también personas que merecen nuestro respeto. Tu no vas por la calle intentando coger en brazos a un adulto porque seguramente puedas llevarte una “sorpresa”  no muy grata. Algunas veces saldrá de forma natural, pero es mejor ser precavidos, y parar de mendigar amor por ahí, solo ganatelo, y si ellos quieren, ya te lo darán.

Sam y yo hemos decidido con respecto a esto, para futuras ocasiones, que le vamos a enseñar a J a decir que NO a cualquier mimo que venga de alguien que no conocemos tanto, incluso aunque estemos allí con ella. Ya es bastante mayor para entenderlo y hacerse escuchar, porque ya que no podemos controlar el comportamiento de otros, por lo menos enseñarle a nuestros hijos a ser mas cuidadosos.

Que opinas? Te has visto en alguna situación parecida? Como reaccionaste?